Carlos Ruíz Zafón

El foro para hablar de todas las novelas de Carlos Ruíz Zafón, asi como de las nuevas noticias que vayan surgiendo
 
ÍndiceFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Relato corto: La mujer de vapor

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Ángel Blanco
Administradora de las Tinieblas
Administradora de las Tinieblas
avatar

Mensajes : 204
Fecha de inscripción : 03/08/2009
Localización : Reflejada en la Luna

MensajeTema: Relato corto: La mujer de vapor   Dom 13 Sep - 3:34

Zafón ha escrito algunos relatos que podeís descargaros en su página web: http://www.carlosruizzafon.com/relatos.php

Aquí os dejo uno de ellos. ¿Qué opináis?

.LA MUJER DE VAPOR
Nunca se lo confesé a nadie, pero conseguí el piso de puro milagro. Laura, que tenía besar de tango, trabajaba de secretaria para el administrador de fincas del primero segunda. La conocí una noche de julio en que el cielo ardía de vapor y desesperación. Yo dormía a la intemperie, en un banco de la plaza, cuando me despertó el roce de unos labios. «¿Necesitas un sitio para quedarte?» Laura me condujo hasta el portal. El edificio era uno de esos mausoleos verticales que embrujan la ciudad vieja, un laberinto de gárgolas y remiendos sobre cuyo atrio se leía 1866. La seguí escaleras arriba, casi a tientas. A nuestro paso, el edificio crujía como los barcos viejos. Laura no me preguntó por nóminas ni referencias. Mejor, porque en la cárcel no te dan ni unas ni otras. El ático era del tamaño de mi celda, una estancia suspendida en la tundra de tejados. «Me lo quedo», dije. A decir verdad, después de tres años en prisión, había perdido el sentido del olfato, y lo de las voces que transpiraban por los muros no era novedad. Laura subía casi todas las noches. Su piel fría y su aliento de niebla eran lo único que no quemaba de aquel verano infernal. Al amanecer, Laura se perdía escaleras abajo, en silencio. Durante el día yo aprovechaba para dormitar. Los vecinos de la escalera tenían esa amabilidad mansa que confiere la miseria. Conté seis familias, todas con niños y viejos que olían a hollín y a tierra removida. Mi favorito era don Florián, que vivía justo debajo y pintaba muñecas por encargo. Pasé semanas sin salir del edificio. Las arañas trazaban arabescos en mi puerta. Doña Luisa, la del tercero, siempre me subía algo de comer. Don Florián me prestaba revistas viejas y me retaba a partidas de dominó. Los críos de la escalera me invitaban a jugar al escondite. Por pri-mera vez en mi vida me sentía bienvenido, casi querido. A medianoche, Laura traía sus diecinueve años envueltos en seda blanca y se dejaba hacer como si fuera la última vez. La amaba hasta el alba, saciándome en su cuerpo de cuanto la vida me había robado. Luego yo soñaba en blanco y negro, como los perros y los malditos. Incluso a los despojos de la vida como yo se les concede un asomo de felicidad en este mundo. Aquel verano fue el mío. Cuando llegaron los del ayuntamiento a finales de agosto los tomé por policías. El ingeniero de derribos me dijo que él no tenía nada contra los okupas, pero que, sintiéndolo mucho, iban a dinamitar el edificio. «Debe de haber un error», dije. Todos los capítulos de mi vida empiezan con esa frase. Corrí escaleras
abajo hasta el despacho del administrador de fincas para buscar a Laura. Cuanto había era una percha y medio palmo de polvo. Subí a casa de don Florián. Cincuenta muñecas sin ojos se pudrían en las tinieblas. Recorrí el edificio en busca de algún vecino. Pasillos de silencio se apilaban debajo de escombros. «Esta finca está clausurada desde 1939, joven —me informó el ingeniero—. La bomba que mató a los ocupantes dañó la estructura sin reme-dio.» Tuvimos unas palabras. Creo que lo empujé escaleras abajo. Esta vez, el juez se despachó a gusto. Los antiguos compañeros me habían guardado la litera: «Total, siempre vuelves.» Hernán, el de la biblioteca, me encontró el recorte con la noticia del bombardeo. En la foto, los cuerpos están alineados en cajas de pino, desfigurados por la metralla pero reconocibles. Un sudario de sangre se esparce sobre los adoquines. Laura viste de blanco, las manos sobre el pecho abierto. Han pasado ya dos años, pero en la cárcel se vive o se muere de recuerdos. Los guardias de la prisión se creen muy listos, pero ella sabe burlar los controles. A medianoche, sus labios me despiertan. Me trae recuerdos de don Florián y los demás. «Me querrás siempre, ¿verdad?», pregunta mi Laura. Y yo le digo que sí.

_________________
Tod@s l@s artistas somos un@s incomprendid@s
Smile  Smile  Smile
Lo más bonito del sol...el brillo de la Luna
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario https://unsecretoantesdedormir.blogspot.com.es/
Isabella
Aprendiz
Aprendiz


Mensajes : 16
Fecha de inscripción : 11/09/2011
Localización : Más allá del horizonte

MensajeTema: Re: Relato corto: La mujer de vapor   Dom 11 Sep - 0:46

Bueno, es un relato muy bonito y bien escrito (ya me gustaría a mí escribir así) pero después de leer todos sus libros publicados este relato deja un poco que desear. Lo lees y no parece que lo haya escrito el mismo que LA Sombra del Viento, pero su lecutra es ágil y rápida, aun no has empezado y ya has terminado, aunque no abundan las descripciones y es algo que para mí es casi esencial en un relato, porque se supone que un relato es un texto corto, por lo tanto no pueden haber subtramas ni muchos personajes, que más o menos es lo que realemente da riqueza en un libro, si no hay descripciones... ¿qué es lo que atrae a un relato? No sé si me explico.
En general, me ha gustado mucho el relato, espero que cuelguen más aquí ^^
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ángel Blanco
Administradora de las Tinieblas
Administradora de las Tinieblas
avatar

Mensajes : 204
Fecha de inscripción : 03/08/2009
Localización : Reflejada en la Luna

MensajeTema: Re: Relato corto: La mujer de vapor   Miér 14 Sep - 1:15

Para mí es un relato extraordinario, mejor que cualquier otro relato corto que he podido leer (sin contar los otros de Zafón). No sé, a lo mejor lo tengo tan idealizado que no soy del todo objetiva, simplemente ¡me encanta! Disfruto muchísimo leyéndolo. Me encanta no sólo lo que cuenta, sino también el cómo lo cuenta... creo que incluso disfruto más esto.

Está claro que en un relato corto no puede desplegar todas sus "armas", y creo que describe lo suficiente para llegar a adentrar al lector o lectora en el ambiente. Es algo que creo que Zafón sabe hacer muy bien: escribir lo suficiente para que sea perfecto, ni más ni menos. De todas formas, un relato corto no da para mucha descripción, a no ser que conviertas todo el relato en descripción y se perdería historia.

Firmado: mi humilde opinión jocolor

_________________
Tod@s l@s artistas somos un@s incomprendid@s
Smile  Smile  Smile
Lo más bonito del sol...el brillo de la Luna
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario https://unsecretoantesdedormir.blogspot.com.es/
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Relato corto: La mujer de vapor   

Volver arriba Ir abajo
 
Relato corto: La mujer de vapor
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» En El Autobús. Relato corto. Original.
» Recopilación de relatos steampunk
» Me quedó corto el saquito.
» 3 POEMAS DEDICADOS A LA MUJER CON ADMIRACION Y RESPETO
» Ocultismo y Vapor

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Carlos Ruíz Zafón :: Relatos cortos de Carlos Ruíz Zafón :: La Mujer de Vapor-
Cambiar a: